El optimista inteligente (no ingenuo) es el que cree que las cosas le van a salir bien, se esfuerza para que salgan bien, y a la vez se prepara por si salen mal.

Bernabé Tierno define el Optimismo Vital como: «la característica del ser humano que nos impulsa a actuar de manera positiva y realista. El optimismo vital se refleja mediante la expresión de las emociones positivas, así como una filosofía de vida donde el realismo a la hora de interpretar cualquier circunstancia de la vida, como el uso de las fortalezas humanas para afrontarlo, con sentido del humor y valentía, conviven en armonía»