Comentaba en post anteriores que la autoestima y el ánimo están relacionadas. Y uno de los puntos de relación es la realización de actividades gratificantes (por un lado eleva el autoconcepto, o como mínimo, lo mantiene; y por otro eleva o mantiene el ánimo en virtud de las emociones positivas que genera esa actividad o actividades). Pero, cómo elegir actividades gratificantes, cómo desmarcarse de “lo que se supone que tengo que hacer” y “hacer lo que realmente me gusta”; y “cómo puedo saber lo que realmente me gusta” (después de varios años sin prestar la mínima intención en descubrirlo, por estar sumergido/a en las más variadas e interminables actividades “responsables”). Esta es la cuestión.

Martin Seligman dice en su libro “La auténtica felicidad” que la misión de la Psicología Positiva no es decirle al otro que debe ser optimista, o espiritual, o amable, o estar de buen humor, sino describir las consecuencias de tales rasgos (por ejemplo, que ser optimista reduce la depresión, mejora la salud física, propicia los logros, a cambio, quizá de un menor realismo…). Lo que cada uno haga con esta información depende de sus propios valores y objetivos (1)

En el ámbito de las fortalezas humanas, se diferencian de las capacidades, en que las primeras son más fáciles de adquirir (con aprendizaje y práctica). Ambas pertenecen al ámbito de la psicología positiva. El conocimiento y desarrollo de las fortalezas lleva a la elección (y si se considera conveniente, a la práctica de actividades gratificantes), y con ello a un acercamiento a la sensación de bienestar subjetivo (que sería algo así como la “felicidad”, término controvertido). ¿Cuáles son las fortalezas según la psicología positiva?

Se dividen en 6 categorías:

. sabiduría y conocimiento (curiosidad, interés por el mundo, amor por el conocimiento, juicio, pensamiento crítico, mentalidad abierta, ingenio, originalidad, inteligencia práctica, perspicacia, inteligencia social, inteligencia personal, inteligencia emocional, perspectiva)

. valor (valor y valentía, perseverancia, laboriosidad, diligencia, integridad, autenticidad, honestidad

. humanidad y amor (bondad y generosidad, amar y dejarse amar,

. justicia (civismo, deber, trabajo en equipo, lealtad,imparcialidad, equidad, liderazgo

. templanza (autocontrol, prudencia, discreción, cautela, humildad, modestia

. Trascendencia (disfrute de la belleza y la excelencia, gratitud, esperanza, optimismo, previsión, espiritualidad, propósito, fe, religiosidad, perdón, clemencia, picardía y sentido del humor, brçio, pasión, entusiasmo.

En el mismo libro o en la web https://www.authentichappiness.sas.upenn.edu tienes el cuestionario para ayudarte a descubrir tus fortalezas.

 

(1) SELIGMAN.M. “La auténtica felicidad” Ed. No Ficción Zeta. Barcelona, 2011.