No se concibe la vida sin la respiración, así de claro. Pero si además aprendemos a valorar el hecho de respirar y sobre todo cómo respirar, nos daremos cuenta de la relación que tiene la respiración con la sensación de tranquilidad. Todos tenemos problemas, y estos problemas , sean los que sean, están en nuestra mente. Sí, están fuera, pero también están en nuestra mente. Si no llegan a nuestra mente desaparecen como problema. De ahí la idea de la “distracción”. Pero, en el post de hoy hago énfasis en la práctica de la respiración consciente para ayudar a sobrellevar procesos de estrés.

En Oriente y en la India desde hace siglos, los ejercicios de respiración han constituído una parte integral del desarrollo mental, físico y espiritual del individuo.(1) En Occidente se han tomado prestadas muchas de las enseñanzas del Yoga para aprender a beneficiarse de la respiración consciente.

El diafragma es un músculo que separa la cavidad torácica de la cavidad abdominal. Cuando inspiramos profundamente, la cavidad torácica aumenta de volumen, posibilitando la entrada de aire a los pulmones y el diafragma se contrae para dar cabida a la cantidad de aire. Lo que proporciona mayor oxigenación pulmonar. Siempre conviene tener en cuenta que cualquier práctica de respiración consciente nos debe proporcionar placer, sensación de tranquilidad; si no es así, y se produjera sensación de mareo o falta de aire, conviene parar los ejercicios automáticamente y continuar respirando con naturalidad.

Un ejercicio muy sencillo para empezar (5 minutos al día):

  1. tumbado, en posición de relajación, sin cruzar brazos ni piernas (mirando hacia arriba).
  2.  realiza dos respiraciones profundas
  3.  suelta brazos, piernas……… afloja manos y pies…….siente la espalda apoyada
  4. realiza dos respiraciones profundas
  5. presta atención a tu respiración, sin juzgarla, tal como es …..
  6. inspira despacio y  profundamente……suelta el aire hasta el final…..
  7. ………inspira despacio y profundamente a la vez que hinchas el abdomen como si fuera un globo…….suelta el aire hasta el final (observa como se hunde el abdomen).
  8. repite el punto  7  (10 veces)
  9. luego mueve las manos, los pies y las piernas, estírate bien, y te incorporas despacio.
  10. Date la enhorabuena por haberte cuidado.

 

 

(1) DAVIS,M., MCHAY,M., R.ESHELMAN,R. Técnicas de autocontrol emocional, Ed. Martínez Roca, Barcelona.